El Cáncer y lo que nadie te cuenta si sobrevives

25 de diciembre del 2017, llego de la casa de mi mamá, luego de tragarme el pavo entero. A la hora me encontraba inmovilizada de dolor tirada en el baño de mi casa, completamente sola por cierto, pues al ser navidad mis compañeras no estaban. Llegaron una hora después, llamaron a una ambulancia, me atendieron y al día siguiente me encontraba en el gastroenterólogo.

El diagnóstico: “Señorita, quizás comió mucho durante las fiestas, pero también puede que sea un tema ginecológico, quizás algunos quistes, así que no descarte una cita con esa especialidad”

El ginecólogo me reviso no encontró “nada” pero me mandó una ecografía que para él tampoco arrojó nada fuera de lo regular. Por alguna extraña razón busqué una segunda opinión. Encontré literalmente a mi salvación, la Dra. Liliana Puycan de la Clínica Limatambo. En la primera revisión encontró algo extraño. Tenemos que hacerte una colposcopia, me dijo, porque estoy viendo una lesión y quiero ver de qué se trata, no te preocupes es al toque. A la semana me encontraba en su consultorio para recibir los resultados, su cara que siempre me había denotado ternura y amabilidad absoluta era diferente esta vez. Me dijo, mamacita los resultados anuncian un pre cáncer, hay células cancerígenas, pero no sabemos la cantidad, por ello tenemos que intervenirte para determinar el grado (desde que escuché “pre cáncer” el resto se volvió como un eco, así que probablemente la explicación que indico luego de “pre cáncer” no sea tan certera)

A las dos semanas entraba a quirófano. Para ese entonces yo trabajaba en Lima, tenía EPS, la vida era buena, total jamás pensé que me iba a dar algo así. El Cáncer no estaba dentro de mis planes. Dos semanas después de la operación visitaba nuevamente el consultorio de Liliana, revisó mi herida, estaba contenta “estas cicatrizando bien” me dijo, ahora cámbiate que justo han llegado tus resultados. Al salir le vi ese gesto tenso y me tensé nuevamente. ¡De la que te has salvado! has tenido cáncer, pero felizmente ya logramos extirparlo todo.

El balde de agua fría se quedó chico, 2 noticias bombas: 1. tenía cáncer – 2. Ya estaba totalmente curada. Al segundo pensé que de seguro yo tenía un angel de la guarda, una estrella ahí arriba. Porque todo, absolutamente todo, confabuló para que volviera a Lima, para que consiguiera un trabajo, para que me atragante con el pavo y así a raíz de eso, conocer a Liliana.

Los meses a partir de ahí transcurrieron bien, mis chequeos anunciaban que la herida había cicatrizado sin ningún problema. La vida se iba acomodando y me devolvía a Cusco por una oportunidad que no debía dejar pasar. Pero había que comprar un seguro, un seguro personal porque yo tenía sólo EPS y es aquí donde viene el calvario, eso que nadie te dice o que tu ni te enteras porque la verdad de las cosas es que jamás te visualizas comprando seguros luego de haber tenido cáncer.

Pedí permiso en mi actual trabajo para hacer la compra de un nuevo seguro (desde Cusco) Porque por teléfono me indicaron que no podían vender seguros a una persona con un precedente de cáncer, que debía de acercarme a sus oficinas y sus oficinas atienden de 9am a 1pm y de 3am a 5pm

Así pues, me acerqué primero a Rimac. “No, acá no vendemos seguros de salud, entonces para que cornos tienen esta oficina ve a este corredor de seguros” Fui a la oficina indicada por el personal de Rimac y la chica que me atendió me dice “No acá no vendemos Rimac, sólo La Positiva” ¿Y tiene capa oncológica? Pregunté, no, pero eso puedes encontrar en Pacifico, respondió.

Salí rumbo a la oficina de Pacifico. ¡Hola! Vengo a averiguar sobre un seguro de salud.
– Ahora no tengo sistema, pero si me das tu mail te mando la info ahí. Ok pensé, le expuse mi caso le dije de mi cáncer pre existente y la importancia de que el seguro que contrate tenga una capa oncológica. Me miro y me dijo: bueno, si ya hay un cáncer pre existente y este reincide el seguro no te cubrirá. Entonces yo no entendía, no entendía tanta ineficiencia en las 2 compañías de seguros “más importantes” que gastan millones en publicidad y que en la práctica son una reverenda ineficiencia andando. Le dije a la señorita que cómo era posible, que si me vuelve a dar cáncer me muero no más, porque las más importantes aseguradoras de “salud y vida” se zurran en la mía. La señorita, de las pocas que he encontrado con esa calidad humana, se puso en mi posición y me dio la razón, me dijo que quizás hablando con la central algo se pueda hacer, que me hablaba más como ser humano que como trabajadora. (El único gol de Pacifico en realidad)

Salí de la oficina llamé por si acaso a la central de Rimac, les expuse mi caso y un pelotudo al teléfono me dijo, para ti tenemos un seguro de S/.2500 soles, ah, pero si te vuelve a dar cáncer, no te cubrimos eso. Lo mandé a la mierda y le colgué con toda la impotencia del mundo, no sólo por mí, sino por la cantidad de personas que no encuentran solución en un sistema tan ineficiente como en el que vivimos, lloraba de cólera, porque si te enfermas piña pues. Si no vives en Lima fácil ni te lo detectan a tiempo y si te lo detectan y te vuelve a dar y no tienes plata te mueres pues. No Rimac, “No todo va a estar bien” El cáncer de cuello uterino mata 4 mujeres al día según el INEN, esto debido a que no presenta síntomas y si a eso le adicionamos la pésima calidad de servicio de empresas como la tuya o como la de Pacifico Seguros esta cifra jamás se revertirá.

Probablemente yo encuentre una solución y esté episodio de impotencia, ante la posibilidad de que el cáncer regrese y yo no tenga como curarlo y me muera pues porque así es la burocracia en este país, pasé. Pero qué pasa con todas esas mujeres que no tienen los medios para chequearse, todas esas que se mueren a diario, porque el seguro público acá es una basura y por aquella que tienen algo de dinero pero tampoco encuentran la solución con sus ineficientes aseguradoras.

Claramente el problema de salud se extiende no solo a las mujeres y al cáncer, pero hoy hablo desde la rabia de ver como no hay una evolución en absolutamente nada y de como esas empresas gigantes realmente se zurran en uno.

20171013-15.jpg
Foto de Internet

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s